¿Por qué se utilizan lubricantes de baja viscosidad?

Para mejorar la fluidez del lubricante en frío y así reducir las pérdidas por rozamiento y con ello el consumo de carburante. El lubricante debe ser lo suficientemente fluido para ser bombeado facilmente y para favorecer la puesta en marcha del motor durante el arranque.