¿Qué podría pasar si se mezclan dos lubricantes incompatibles?

La incompatibilidad entre dos lubricantes puede provocar una reacción fisicoquímica entre los aceites base (pudiéndose formar dos fases o degradándose completamente) y/o una reacción química entre sus aditivos (pudiéndose generar depósitos).

En los dos casos el lubricante se degrada. Esto puede generar un desgaste acelerado, llevando incluso a la rotura del equipo.