¿Por qué debemos cambiar el aceite?

Con el paso del tiempo, el aceite se degrada y pierde sus propiedades. El cambio periódico de aceite es fundamental porque, además de lubricar, protege contra el desgaste y evita que se calienten y se generen impurezas en las distintas superficies.